¿Cuál es la Historia?

Economía y Geopolítica en el siglo 21

¿Cuántos rusos han muerto en la guerra de Ucrania?

Guerra de Ucrania

Y ahora, para variar, un poco de ciencia de datos sobre una cuestión que tiene su punto de morbo y su mucho de interés para la evolución del conflicto. Porque de ella no solo dependen las perspectivas de victoria y derrota de los bandos involucrados. También es necesario arrojar algo de racionalidad sobre las poco creíbles cifras, tanto oficiales del gobierno ruso, como las astronómicas y absolutamente desorbitadas que facilitan los observadores de la OTAN y los medios de comunicación occidentales. Sabido es que en cuestión de guerras y batallas, la imaginación popular acostumbra a multiplicar la realidad por diez. Medios de la oposición a Putin sostienen que en Ucrania han muerto más de 30.000 soldados y un gran número de generales. Estas cifras, como era de esperar, son recogidas con fruición por la prensa occidental y las innumerables legiones de guerrilleros de butaca que desde sus cuentas de Twitter se dedican a difundir la propaganda de la OTAN y la Unión Europea. Teniendo en cuenta que Rusia tiene alrededor de 150.000 soldados desplegados en Ucrania, la estadística se nos aparece como algo grotesco. ¿Un 20% de muertos? Solamente Polibio le echó más imaginación al asunto, con los 70.000 legionarios muertos por Anibal en la batalla de Cannas. Obviamente por el mismo motivo: era griego y los romanos no le caían bien.

El Kremlin, como era de esperar, se muestra totalmente opaco con respecto al balance de las bajas rusas. La cifra de 7.000 muertos proporcionada por la OTAN es por otra parte una exageración que carece por completo de base. Sobre todo si -considerando casos típicos de potencias invasoras- tenemos en cuenta que en los 13 años de la guerra de Afganistán (1978-1992) no murieron más de 16.000 soldados soviéticos, y en Vietnam alrededor de 58.000 norteamericanos, de los 5 o 6 millones que debieron pasar por ese frente en reemplazos sucesivos. Y aquellas condiciones de guerra, en países subdesarrollados, insalubres y con climas durísimos, resultaban mucho más rigurosas que las de cualquier escenario bélico de Europa Oriental. ¿Dónde está por consiguiente el término medio? ¿Cuál es por lo tanto la cifra más plausible para las bajas rusas en los casi tres meses que lleva durando la guerra de Ucrania?

De los efectivos desplegados en un escenario bélico, en un momento dado, solo una parte muy pequeña de los mismos se halla comprometida en operaciones de combate, digamos un 2-3%. Esto quiere decir que de una división de 10.000 hombres, solo 200 combaten. El resto se encuentra en reserva, descansando, de permiso o cupliendo diversas tareas en retaguardia. Extrapolando a un ejército de 150.000 hombres, tendríamos a un frente activo de 2.000 – 3.000 soldados rusos, que serían relevados al cabo de 2-3 días. Suponiendo que caiga uno de cada 100 -y perdón por hablar con tanta frialdad del tema, pero es necesario para el cálculo-, serían 20 o 30 muertos por término medio en cada relevo.

Desde que comenzó la guerra a finales de febrero habrá habido aproximadamente 40 relevos en cada unidad de combate. Con lo cual, una estimación realista del número de bajas mortales en las tropas rusas, a día de hoy, nos daría una cifra en torno a los 1.000 – 1.200, o poco más. En el ejército ucraniano hablaríamos de un número de caídos similar (sin contar, por supuesto, las bajas entre la población civil ni los desplazados).

Sé que algunos se estarán llevando a la cabeza, tanto por la rebaja con respecto a las estimaciones «oficiales» de los medios y de la OTAN como por la suposición de que intento banalizar el tema de la guerra. Nada más lejos de mi intención que hacer propaganda a favor de unos ni en contra de otros. El lector tiene derecho a conocer la realidad sin que se la pinten de un modo sensacionalista y totalmente desproporcionado. El único propósito de este frío, desapasionado y en apariencia insensible cálculo, no es más que hacer un poco de ciencia de datos basada en suposiciones realistas, que te permitan formarte una idea del estado de la guerra, las implicaciones morales de la misma y el tiempo que puede pasar antes de que las partes involucradas en el conflicto decidan que el tributo de sangre está pagado de sobra y es hora de sentarse a la mesa de negociaciones para buscar una salida útil al conflicto. Todo lo demás son cuentos y jugar al Call of Duty con una cuenta de Twitter.

Leave comment