¿Cuál es la Historia en Bilbao?

Reinvención de una ciudad en declive

Soy accionista de Covestro AG

Covestro AG

Hace una semana me decidí a adquirir, a través del servicio de banca on line de mi entidad, algunas acciones de esta empresa alemana, resultante de la salida a bolsa de la división de plásticos de Bayer AG, Bayer MaterialScience. Covestro está especializada en la producción de soluciones de revestimiento térmico, componentes de acolchamiento a base de espumas sintéticas y policarbonatos. Todo ello estimula la imaginación del inversor, ya que la revolución verde está en marcha y es necesario ahorrar energía en todas partes: en el hogar, en edificios públicos, vehículos, instalaciones industriales, etc. Por otro lado, la Digitalización en progreso y sus crecientes realizaciones prácticas -sobre todo en forma de carcasas para componentes electrónicos y sensores IoT- supone unas previsiones bastante favorables para el mercado mundial del policarbonato.

Mi compra de títulos tuvo lugar a 48,52 aprovechando un momento de corrección en un valor que, impulsado por las perspectivas favorables de la coyuntura cíclica, lleva ya varios meses de ininterrumpida tendencia al alza. Las acciones de la bolsa alemana resultan interesantes por varios motivos: volúmenes de capitalización elevados (muchos títulos del Ibex35 no pasan de ser chicharros), liderazgo de mercado en sectores estratégicos, balances bastante decentes con niveles de endeudamiento discretos, numerosas patentes en su inmovilizado inmaterial y una continuidad que en el caso de Bayer, de la cual proceden Covestro y Lanxess, se remonta al despegue de la Segunda Revolución Industrial en Europa durante el siglo XIX.

Los datos clave de Covestro se pueden consultar en el buscador financiero de Yahoo. De un análisis somero resulta la impresión de una empresa bastante conservadora, posiblemente infravalorada. No hay más que ver los ratios. Nada comparable a las tecnológicas o a determinadas automovilísticas de moda entre los inversores (o deberíamos decir mejor especuladores).

Según mi criterio -y esto no pasa de ser una opinión personal, sin pretensiones de que nadie la comparta-, los títulos del XETRA alemán constituyen una opción interesante para inversores de valor y especuladores que, estando aburridos de los limacos habituales del Ibex35, no encuentran valor para dar el salto al NASDAQ o a otros mercados dinámicos de Asia o los países emergentes. Al fin y al cabo, Alemania está en Europa, y allí, a diferencia de España, existe una potencia y un dinamismo empresarial que proporcionan mayores oportunidades que nuestro provinciano y decadente parqué patrio.

Leave comment