¿Cuál es la Historia?

Bilbao después del Coronavirus

Ein Prosit Bilbao: hosteleros al pie del cañón

Ein Prosit Bilbao

Hermann Thate es uno de los numerosos empresarios de la hostelería bilbaina que aprovecha el estrecho margen permitido por la normativa sanitaria para mantener en funcionamiento una mínima presencia a pie de calle. Su establecimiento, Ein Prosit Bilbao, uno de los puntos de referencia en la escena local de ocio y afición rojiblanca, ha quedado reducido a un modesto despacho de cafés para llevar, bebidas, pinchos y las típicas especialidades alemanas a base de salchichas y delicatessen elaboradas bajo la ya centenaria marca Thate.

¿Cuál es la razón de que un empresario mantenga abierto un local de dimensiones considerables con un flujo de actividad mínimo que ni siquiera da para cubrir los gastos fijos del negocio? Mucho más cómodo sería aprovechar el cierre decretado por la administración para tomarse unas vacaciones. Sin embargo, muchos propietarios y gerentes siguen ahí, desempeñando el oficio que mejor saben hacer desde hace décadas, a veces incluso en la segunda y tercera generación.

Solo existe una explicación para esta resiliencia: no se hace por reducir pérdidas con algo de caja, sino para demostrar a la ciudadanía que aun se sigue en la brecha. se hace por dignidad. Por la voluntad de lograr que esta ciudad, de siempre tan devota de restaurantes, cafeterías, bares, tascas, obradores de pintxos y demás, no parezca enteramente muerta. Para recordar que toda esta locura tuvo un principio y tendrá un final. Y que el momento de regresar quizá no está tan lejano como pensamos.

Durante los próximos días, es mi intención poner nombre y rostro a estos gestos de resistencia a pie de calle en una serie de artículos sobre el tema. Damos comienzo con esta panorámica del interior del Ein Prosit, tal y como se ve desde el despacho de cafés para llevar, con algunas de las celebérrimas salchichas alemanas de Thate haciéndose sobre la plancha y los surtidores de cerveza en guardia, como diciendo «apriétame». Vamos a ello.

Leave comment