¿Cuál es la Historia?

Bilbao después del Coronavirus

Brittany Kaiser: Dictadora de Datos por azares de la vida

Brittany Kaiser

Acabo de leer un libro revelador titulado «La Dictadura de los Datos«, de Brittany Kaiser. La autora es testigo de cargo en las investigaciones llevadas a cabo contra Cambridge Analytica, la empresa de medios que utilizó una filtración masiva de datos de Facebook para hacer campaña en el referéndum del Brexit y las elecciones presidenciales americanas de 2016. A quien tenga interés por temas como las redes sociales, la economía de los datos y otros similares, y además ande buscando una historia entretenida para estos días de vacación veraniega encorsetada por las restricciones del #coronavirus, no podría recomendarle mejor opción que este libro. En él se exponen los métodos de las empresas que se dedican a la explotación del Big Data con fines de relaciones públicas. Por sus páginas desfilan algunos de los personajes más influyentes del ecosistema digital de esta segunda década del siglo XXI.

¿Lecciones y moralejas? La deriva biográfica de Brittany Kaiser -señorita pijotera de familia progre y bien situada, colaboradora de la campaña de Obama en 2008, que por una confluencia de necesidades económicas, ambiciones profesionales y fascinación por las nuevas tecnologías de datos termina trabajando para gente tan en las antípodas de su visión izquierdista liberal del mundo como Nigel Farage, Steve Bannon y Donald Trump- nos recuerda que la vida no es como un anuncio electoral de Podemos con personajes planos (el capitalista calculador y malvado contra el bondadoso y sacrificado obrero), sino que está hecha a base de transiciones, claroscuros y tierras de nadie.

Kaiser emprende un viaje de ida y vuelta por un lado de la realidad que, después de leer estas páginas, ya no nos parece tan oscuro. A nada que observemos y vivamos la situación, como lo hizo la propia Kaiser, nos daremos cuenta de que ese esquema de valores tan opuesto al nuestro está entretejido con una lógica y un entramado de intereses personales muy similar al que pone las cosas en su sitio en el lugar del cual venimos. Es de suponer que la misma transformación se habría dado en un hacker cultural que hubiera hecho la misma travesía pero en sentido contrario, de derecha a izquierda.

La infame epopeya de Cambridge Analytica, narrada por alguien que no solo la presenció desde dentro, sino que además ayudó a darle forma y a generar uno de los mayores escándalos políticos de nuestro tiempo, es también una valiosa lección de marketing. Kaiser, además de producir un relato trepidante y bien escrito, y pese al autobombo que se da a lo lagro de sus páginas, tiene el mérito de haber hecho un ejercicio de honestidad personal muy raro de ver en estos tiempos de maniqueísmo ideológico y servidumbre de siglas partidistas.

Queda un aspecto importante que tratar: la validez de las tesis expuestas en este libro. Kaiser termina haciendo una coda final emotiva y grandilocuente, muy a la americana, tipo Star Wars y todo eso, con un llamamiento al pueblo para que asuma la propiedad de sus datos personales. Todo eso está de sobra y además es de una gran ingenuidad. El Big Data, aunque sea una poderosa herramienta comercial, no tiene en realidad tanto poder como pensamos. Resulta pretencioso atribuirle dos vuelcos históricos como el Brexit y la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca. En mi opinión, es el defenestrado Steve Bannon quien tiene aquí la última palabra. Los dramáticos cambios de rumbo con los que comienza el siglo XXI no son el resultado de la economía de los datos ni de conspiraciones cutres orquestadas desde el Kremlin. Más bien obedecen a las fuerzas históricas del populismo y el nacionalismo económico.

Leave comment