¿Cuál es la Historia?

Crónicas Emprendedoras del Nuevo Bilbao

Cómo descubrí el secreto de la alta productividad alemana

Optimización de procesos

La idea convencional es que los países del Norte están tecnológicamente más avanzados, y eso determina una mayor eficiencia, un P.I.B. más alto y más riqueza, con mejores salarios y un estado del bienestar sostenible. Pues bien, se trata de una noción equivocada. La productividad económica no tiene que ver, o al menos no de una forma exclusiva y lineal, con el uso de maquinaria sofisticada, ordenadores potentes o parques tecnológicos punteros a lo Silicon Valley. Si uno quiere disfrutar de buenos niveles de vida y de una situación económica desahogada, lo primero que tiene que hacer es organizarse bien.

Esas no son las ventanas que pedí

Hace años en mi casa decidimos cambiar nuestras viejas ventanas de madera por otras modernas, de esas de tipo oscilobatiente fabricadas en PVC, con doble luna de cristal y puente térmico. Sin embargo, cuando vinieron a instalarlas, comprobamos consternados que los marcos eran de color marrón oscuro -nuestra fachada comunitaria solo admite ventanas blancas-. Al parecer, alguien había cometido un error en la orden de trabajo. Debido a esto la obra se retrasó una o dos semanas.

Hagamos una relación de los costes en los que incurre la empresa por un fallo tan tonto:

  • -> Fabricación de ventanas nuevas.
  • -> Transporte de ida y vuelta de las ventanas equivocadas.
  • -> Costes de almacenamiento de las unidades inservibles.
  • -> Horas de trabajo de los operarios del taller (que las fabricaron para nada).
  • -> Horas de trabajo de los operarios de montaje (que no pudieron instalarlas).
  • -> Posibles perjuicios para la reputación de la empresa.
  • -> Etc, etc.

Haz las cosas bien y la fortuna te sonreirá

Trasladen todo ese coste a la cuenta de pérdidas y ganancias restando directamente del beneficio, y observen el resultado en una hoja de cálculo Excel. El tema dará que pensar. Considerando que esta forma de hacer las cosas es más frecuente de lo que nos gustaría, no solo en PYMEs, sino en el más amplio conjunto de la industria, el entramado empresarial y, por supuesto, la administración pública de un país, entonces entonces entenderemos los bajos niveles de productividad en España y otros países latinos. Corríjase esto mediante una buena gestión de la información y los procesos de trabajo. Extiéndase a las cadenas de proveedores y al resto de la economía y se pondrán las bases para un dramático incremento de la productividad. Y con ello, de los beneficios empresariales, las inversiones, la generación de empleo y los salarios.

Eso es precisamente de lo que se preocupan en Alemania. Las claves de una actividad empresarial eficiente se hallan en dos conceptos de los que en España casi nadie ha oido hablar, pero que allí hacen escuela desde hace décadas: Arbeitsvorbereitung («Preparación del Trabajo») y Prozessoptimierung («Optimización de Procesos»). Cuando el operario llega a la línea de montaje, una cuadrilla especializada de trabajadores ya ha preparado el entorno para que no tenga que hacer otra cosa que aquello en lo que muestra una mayor destreza. Todo lo demás está a la mano sin tener que pedirlo: piezas, herramientas, medidores e incluso el botiquín de primeros auxilios.

Incluso levantando andamios es posible alcanzar la excelencia

Veamos este otro ejemplo, muy fácil de comprender a pesar del idioma. El gerente de una pequeña empresa de andamios no se limita a recoger el encargo y pasarlo a sus empleados. El mismo se traslada hasta el lugar de la obra. Toma notas y medidas. Vuelve a la oficina, se sienta delante de su ordenador y pasa toda una mañana de su vida haciendo cálculos y componiendo la orden de trabajo para que después, al entregarla al almacenero, no falte ni un solo manguito ni sobren tubos, ni haya un solo fallo que obligue a hacer un viaje de más a las dependencias de la empresa. Todo encaja a la primera. Hasta la última vuelta de destornillador se lleva a cabo conforme al plan. Y de este modo el trabajo se desenvuelve sin incidencias y en un tiempo record. Todas las economías de material y de tiempo pasan a la cuenta de pérdidas y ganancias restando en la cuenta de gastos. Así es como los alemanes se pagan las vacaciones en Mallorca.

¿Se puede hacer lo mismo en España?

Y ese es el secreto de la elevada productividad de la economía alemana -y en general, de cualquiera otra que aplique los mismos métodos-. Arbeitsvorbereitung y Prozessoptimierung extendida a la totalidad de la vida empresarial, social y pública de una nación. Suena fácil. En la práctica es más difícil de lograr de lo que uno piensa, porque en los países del Sur, aunque trabajes con método, es frecuente que no tus colegas, proveedores o clientes no estén haciendo lo mismo. Con lo cual, lo que tú avanzas no aprovecha en gran medida. Y además, quedas como el tonto de la partida.

Pero como se dice por ahí, todo es empezar. Las empresas que apliquen métodos alemanes -incluso sin haber modernizado sus equipos de producción- deberían experimentar una mejora sustancial en sus niveles de competitividad y en su capacidad para generar beneficios. La crisis provocada por el Coronavirus animará sin duda a que se den pasos útiles en este sentido.

Leave comment

Your email address will not be published. Required fields are marked with *.