¿Cuál es la Historia?

Crónicas Emprendedoras del Nuevo Bilbao

Las únicas mascarillas eficaces se hacen en Alemania, no en China

Meltblown

El procedimiento de elaboración de una mascarilla del tipo FPP2, capaz de bloquear el paso de patógenos como el Covid-19, está basado en una tecnología denominada «Meltblown», la cual sirve para obtener no la mascarilla en sí, sino la capa de material que tapa la cara del usuario y a través de la que este respira. Todo lo demás son remates y gomas de sujeción.

Meltblown es una lámina de polímero obtenida a partir de PP (polipropileno) fundido y soplado a través de centenares de boquillas diminutas para formar una trama no tejida -como en las mascarillas quirúrgicas habituales- extraordinariamente fina. Este compuesto tiene electrostáticas que atrapan a las partículas del Covid-SARS-2, también llamado #coronavirus, pero al mismo tiempo deja pasar el aire facilitando la respiración en mayor medida que cualquier otro dispositivo de protección personal de barrera.

Es complicado fabricar una trama textil capaz de bloquear partículas del tamaño del Covid-19 -menos de un micrómetro-. Con las mascarillas de tela lo único que se consigue es cierta mejora en la higiene y evitar que quien la lleva se toque la nariz y la boca. Pero poco más.

Meltblown es un proceso patentado bajo la marca Innovatec, propiedad de dos empresas, Reifenhäuser y Reicofil, ambas con sede en Troisdorf (Alemania). En sus dependencias no solo se produce lámina protectora a granel, sino también las máquinas utilizadas para elaborarla. Como es de suponer, la lista de pedidos de meltdown en bruto como de equipos de fabricación está saturada para varios años. No os molestéis en buscar estas mascarillas en las farmacias. Están reservadas para el personal sanitario y colectivos de riesgo extremo. Y en caso de haber stocks de venta al público, os costará un ojo de la cara.

Leave comment

Your email address will not be published. Required fields are marked with *.