¿Cuál es la Historia?

Crónicas Emprendedoras del Nuevo Bilbao

La crisis de liquidez fiscal: una dura prueba para los autónomos

Autónomos

Entender el drama de un trabajador por cuenta propia como consecuencia del #Coronavirus es tan fácil como sumar y restar. Primero está la caída de ingresos. Si la cosa quedara en eso, ni tan mal: bastaría quedarse en casa con la tele puesta y una despensa bien provista. Pero todo negocio tiene sus gastos -alquileres, consumo de materiales, tasas, amortizaciones, etc.- que no se interrumpen por culpa de la pandemia. En actividades empresariales que se mueven en el margen (hostelería, transporte, pequeñas constructoras, taxis, comercio al por menor) y que por lo general perrean lo suyo para mantenerse a flote, los números rojos son letales.

Aparte de eso están las obligaciones con la Seguridad Social. Desde el comienzo de la crisis, el gobierno socialcomunista del Presidente Sánchez ha anunciado a bombo y platillo que no se presentarían al cobro las cuotas de autónomos. Para comprobar lo poco que vale su palabra, no tienes más que ir a tu cuenta de banca on line y ver el listado de cargos. Las cuotas de autónomos no solo se han pasado al cobro, sino que puedes tener la seguridad de que en ningún momento te las van a condonar. ¿O qué te creías?

Por si no estuviera ya alto el listón, piensa en algo que a lo peor se te ha pasado por alto. Acaba de finalizar el plazo para el pago del IVA del primer trimestre, y este mes comienza la campaña de la Renta. Si te costó pagar el IVA correspondiente a la actividad de enero a marzo -que no fue del todo mala pese a los primeros coletazos de la pandemia- con los recursos líquidos generados durante el mes de abril (prácticamente iguales a cero), imagina lo que puede ser hacer frente al pago del IRPF del 2019 (que fue un año bueno) con los ingresos generados en el 2020 (que está siendo nefasto).

Ahí sí que la mayor parte de los autónomos lo tienen crudo. Preocupados por la supervivencia del día a día, no hemos tenido tiempo para pensar en ello. Si eres autónomo, quizás te convenga empezar a planificar tu liquidez para el IRPF 2019. Habla con tu asesor si no quieres ser devorado por el agujero fiscal que se abre ante tus zapatos sin haber tenido tiempo de verlo siquiera.

Leave comment

Your email address will not be published. Required fields are marked with *.