¿Cuál es la Historia?

Crónicas Emprendedoras del Nuevo Bilbao

Fiasco de la Diputación Foral con el Centro de Emprendimiento en Torre Bizkaia

Torre Bizkaia

Hace pocos días amanecimos con una irritante noticia, publicada, como de costumbre para estos casos, en El Correo Español: después de 4 años de intensos trabajos preparatorios, encuentros con gestores internacionales de emprendimiento y startups, mucho bombo publicitario e incluso una grandilocuente presentación en Madrid, en febrero de 2019, en la que el Diputado General Unai Rementería proclamó que la Torre Bizkaia estaba a punto de convertirse en el «Guggenheim del emprendimiento e icono mundial de nuestra reinvención económica», al final todo el asunto se queda en blabla de puro trámite. Ningún operador internacional, ni el CIC de Boston, ni la israelí SOSA, ni otras entidades americanas o europeas de tipo similar se han presentado al concurso convocado por la Diputación Foral para gestionar las dependencias en Torre Bizkaia de Biscay Startup Bay.

Tal como se lee en El Correo Español una noticia que, en el momento de escribirse esto, aun no ha sido hecha oficial, da la impresión de que, como de costumbre, el propósito del Grupo Vocento es fastidiar al PNV, poniendo al descubierto la incompetencia y la mentalidad pueblerina del funcionariado vasco. La Diputación Foral, simplemente, es incapaz de entender el modo en que funcionan las modernas economías globales basadas en la innovación del siglo XXI. Para atraer talento joven, startups y capital riesgo, utiliza los mismos procedimientos administrativos -y posiblemente también hasta de los mismos formularios- que para seleccionar a una empresa de limpiezas o al responsable de mantenimiento de la página web.

El problema va más allá de la búsqueda de alguien a quien echarle la culpa. Con su negativa a presentarse a la licitación, los gestores internacionales de emprendimiento y startups, desde Boston, Silicon Valley, Tel Aviv o Munich, lo que le están diciendo a Bilbao es algo muy claro: QUE BILBAO NO ES UN EMPLAZAMIENTO INTERESANTE PARA LA CREACIÓN DE STARTUPS. No atraemos talento joven ni capital riesgo. Más bien al contrario, lo ahuyentamos con ganas y una buena dosis de cinismo institucional. Lo único que tenemos es una economía basada en sectores tradicionales, una administración intervencionista y una juventud que solo aspira a integrarse en el funcionariado. En otras palabras, que Bilbao es una ciudad de burócratas y vigilantes jurados, en la que a día de hoy, ni siquiera existe un ecosistema emprendedor independiente.

La cosa va más allá de la falta de liderazgo del Diputado General y las consultoras que han organizado todo este teatro. Se trata de un problema de estructura y mentalidad. Como resultado de todas estas limitaciones y carencias, al final Torre Bizkaia va a tener el destino que los más cínicos ya le habían vaticinado: convertirse en sede de unas dependencias centralizadas de la administración local, con un centro comercial de Primark y, entre estos dos inquilinos de pata negra, cuatro plantas de reserva por si algún día los funcionarios se quedan sin espacio para almacenar la documentación. Resumiendo, y para terminar: nada de Guggenheim del Emprendimiento ni de reinvención mundial de la economía vasca. Tan solo un proyecto inmobiliario como otro cualquiera.

Leave comment

Your email address will not be published. Required fields are marked with *.