¿Cuál es la Historia?

Crónicas Emprendedoras

Gran Hostal Airbnb

Lo dirige una conocida mía que me ha pedido no mencionar su nombre. Su éxito en el sector de los alojamientos turísticos constituye un ejemplo de cómo las nuevas plataformas digitales cambian la vida de las personas, las ciudades y nuestra forma de ver el mundo.Casada hasta hace pocos años con un empresario que se dedicaba a las finanzas privadas, esta mujer repentinamente enviuda y se encuentra con un panorama económico caótico. La actividad había ido bien durante la época del boom inmobiliario y en los años posteriores. De pronto, al cambiar las condiciones del mercado y faltar la cabeza que conocía todos los entresijos del negocio, contabilidad y gestión se desbaratan. Lo que antes eran activos, ahora son pasivos hipotecarios y créditos de más que dudoso cobro. Sobreviene la debacle financiera, la crisis personal, la depresión y la quiebra personal como única alternativa.

La mujer es propietaria de varios pisos bien situados en el centro de Bilbao, algunos de ellos con las hipotecas a medio pagar. A comienzos de 2018 se le ocurre la idea de ponerlos en alquiler a través de Airbnb. Dicho y hecho, en menos de una semana surge un complejo de habitaciones disponibles para los turistas que están de paso. El negocio se gestiona con un iPhone y un ordenador portátil desde el salón de su casa -hay veces en las que tiene que dormir allí, por tener todas las habitaciones ocupadas-. El año 2018 en este sector, como todo el mundo sabe, ha sido bueno. Durante la temporada alta, esta ciudadana llegaba a obtener con sus habitaciones unos ingresos de hasta 8.000 euros mensuales. Para el otoño/invierno confía en facturar en torno a los 4.000 euros al mes.

El trabajo es duro -hay que hacer camas, limpiar, aprovisionar neveras, etc.-, pero a mi amiga le gusta. No solo le ha permitido conseguir recursos para refinanciar los pasivos de su herencia. También supone una ocasión para socializar, conocer gente y practicar su inglés. atrás quedaron los días y las noches de angustia, la soledad y la depresión.

Airbnb señala a Bilbao como destino de moda.

Hace poco me entretuve haciendo unos cálculos y descubrí que en Bilbao el impacto económico de Airbnb es ya mayor que el del turismo de cruceros. Se ha llegado a esta situación en menos de dos años, sin tener que crear infraestructuras de cemento en la costa ni una nueva terminal de embarque. Hay cientos de familias que a falta de mejores oportunidades, por culpa de la crisis y la escasez de puestos de trabajo (Bilbao tiene un índice de paro superior al 14%), consiguen gracias a Airbnb un ingreso muy oportuno para ir sorteando el día a día. Y, dicho sea de paso, esta es seguramente la razón por la cual los intentos reguladores de la Administración están teniendo tan poco éxito. Un volumen de facturación superior a los 10 millones de euros, con tendencia a crecer, representa a varios miles de votos que hay que cuidar.

No sin razón Bill Joy, el primer programador de lo que hoy es la infraestrura de software que mueve Internet, dijo que la persona más poderosa de la red es el usuario.

Leave comment

Your email address will not be published. Required fields are marked with *.